La piel grasa puede llegar a ser una preocupación muy fuerte, tanto a nivel estético como a nivel de confortabilidad.

La piel grasa puede arruinar tu maquillaje, pero también obstruye tus poros y, al final, es una preocupación más a tratar. Sin embargo, si no te rindes ante ella y le plantas cara solventando las siguientes causas, tu piel mejorará visiblemente.

Te contamos los factores principales que hacen que tu piel se vea más grasa.

Photo by Zulmaury Saavedra on Unsplash

Photo by Zulmaury Saavedra on Unsplash

¿Por qué tenemos la piel grasa?

1# Un mal uso de los cosméticos

El maquillaje es una herramienta genial para cubrir el acné, la grasa y los brotes de ésta. Pero tan importante es utilizar el maquillaje correcto, como retirarlo de una manera adecuada por las noches.

En otro post te contamos qué tipo de maquillaje y desmaquillantes elegir para evitar la piel grasa.

2# Un entorno húmedo

Cuando hay mucha humedad en el ambiente, esto hace que nuestra piel empiece a sudar y este sudor se convierta en grasa. De hecho, en este tipo de lugares se nota la humedad nada más salir a la calle, y esto hace que empecemos a sudar.

Ocurre también con los cambios bruscos de temperatura. Pasar del frío al calor excesivo de manera repentina no es bueno para nuestra piel, y esto es precisamente lo que ocurre cuando, en invierno, entramos a cualquier lugar con la calefacción demasiado alta o al salir a la calle en pleno verano después de haber estado en un sitio cerrado con el aire acondicionado al mínimo.

3# Una mala alimentación

La alimentación lo es todo. Todos sabemos que comer bien tiene bastantes beneficios, aunque de vez en cuando podamos salirnos de la norma. En el caso de algunas personas, el consumo de alimentos de alto índice glucémico puede conllevar la producción de un exceso de sebo en nuestra piel. Alimentos de este tipo serían todos aquellos que llevan harinas blancas refinadas en su elaboración (pastas y panes no integrales, galletas industriales) y/o un exceso de azúcar (cereales azucarados).

También algunas frutas y frutos son de índice glucémico alto, pero tomadas con moderación aportan azúcares buenos a nuestra dieta equilibrada.

4# El estrés diario

Vivimos en un mundo estresante. Nuestra piel tiende a producir un exceso de grasa en momentos de estrés. Y lo peor de todo es que estamos tan preocupados por aquello que consideramos importante, que al final nos olvidamos de cuidar nuestra piel.

Ésta es la forma de reaccionar de nuestro cuerpo.

Por otro lado, ir deprisa y agobiado a todas partes hace que nuestro cuerpo produzca más sudoración y, por lo tanto, nuestra piel luzca más grasa de lo que nos gustaría.

5# La edad

Nuestra piel está constantemente cambiando a lo largo de nuestra vida. Es por ello que podríamos llegar a experimentar, con el paso de los años, la aparición de las arrugas y un exceso de grasa cutánea al mismo tiempo.

Y tú… ¿tienes la piel grasa? ¿Cómo haces para combatirla? En el próximo post te contamos cómo conseguimos evitarla nosotros.