Piernas cansadas

Hacer ejercicio duele cuando tenemos las piernas cansadas. Caminar sobre superficies duras y planas puede hacer que las piernas tiendan a girar hacia el interior, de tal manera que lesiona los músculos de nuestras pantorrillas. 

Por eso sientes las piernas cansadas por la noche, con dolores musculares que ejercen presión en las pantorrillas y las corvas (el área detrás de las rodillas). 

Cuando no cuidamos nuestra postura o el calzado que utilizamos (entre otros factores) no solo estamos dañando nuestros pies y nuestras piernas (con todos los huesos y articulaciones que ello conlleva) sino que, además, estamos haciendo que eso influya en la salud de nuestra columna vertebral.

Afortunadamente, puedes seguir las siguientes recomendaciones para evitar las piernas cansadas.

1. Intenta descansar

Siéntate y descansa varias veces al día, especialmente si tu trabajo es demasiado estático. Ignora la tentación de hacer tu trabajo en tus descansos e intenta pasar ese tiempo sentado para descansar piernas y pies.

2. Los beneficios del agua caliente

Sumerge las pantorrillas y los pies en agua caliente, o ve a nadar a una piscina climatizada. El calor relaja los músculos y estimula la circulación. Un estudio publicado por el American College of Rheumatology concluyó que el ejercicio en agua caliente hasta la cintura disminuyó el dolor de piernas en mujeres con fibromialgia. Estas mujeres experimentaron una mejora a largo plazo.

3. La importancia de los estiramientos

Haz ejercicios de estiramiento para las pantorrillas o gemelos. Un estiramiento inadecuado y la fatiga muscular pueden conducir a calambres musculares dolorosos. Un buen ejercicio sería inclinarse hacia adelante contra la pared con un pie delante del otro. Estira la pierna hacia atrás y trata de poner el talón en el suelo. Mantén tu pierna de delante doblada. Mantén esta posición durante 15 a 30 segundos. Cambia de pie y repite.

4. Cambia tu calzado

El calzado inadecuado puede estar obligándonos a adoptar una mala postura, lo que aumenta la presión sobre el sistema músculo-esquelético de la espalda, las caderas y las piernas. Usa zapatos que te queden bien, te ofrezcan un soporte sólido y te den comodidad cuando camines o te sientes.

También puedes utilizar zapatos ortopédicos que permitan corregir la pronación excesiva. Este calzado especial evita la tendencia de tu pie a girar hacia el interior. Tienes disponibles en farmacias y tiendas de ortopedia aparatos ortopédicos pre-moldeados si tu problema es crónico o muy agudo. Consulta a un podólogo para conseguir aparatos ortopédicos hechos a medida si tus piernas están muy cansadas o experimentan esta fatiga constantemente.

5. Postura durante la noche

Duerme con una almohada o una manta doblada debajo de tus pies para elevarlos por encima del corazón. Esto reducirá la hinchazón o inflamación de tus piernas, tobillos y/o pies.

6. Usa medias de compresión

Las medias de compresión previenen la acumulación de sangre en los pies, lo que provoca una sensación de dolor en las extremidades inferiores. Compra medias de compresión en tu farmacia más cercana.

7. Consulta con un profesional

Habla con tu podólogo si sus piernas cansadas te impiden participar en las actividades de tu vida diaria. Experimentar las piernas cansadas es molesto una vez o dos veces al año, pero la sensación de cansancio en las piernas continuamente es difícil de soportar. 

¿Tienes las piernas cansadas? ¿Qué haces para aliviar esa fatiga?