Photo by Neal Kharawala on Unsplash

Photo by Neal Kharawala on Unsplash

En otro post te explicábamos cómo un mal uso de los cosméticos, los entornos húmedos, la mala alimentación, el estrés diario y el paso del tiempo eran fatales para aquellas pieles que tienden a generar más sebo del habitual.

Si tienes la piel grasa o eres propenso al acné, es muy posible que quieras tener una piel normal y libre de todas estas problemáticas, ¿verdad?

Claro que, en esto, no hay ni blancos ni negros: también hay personas con pieles mixtas que se ven obligadas, día a día, a combatir los efectos de una epidermis medio grasa, medio seca.

Sea como sea, ¿cuál es el secreto de una piel libre de grasas? ¿Cómo podemos evitar tener un cutis graso?

1# No laves tanto tu piel

Tendemos a pensar que lavando nuestro rostro eliminamos todo vestigio de grasa, pero estamos equivocados. Ante todo, debemos tener en cuenta que el sebo generado por la piel no es intrínsecamente malo. De hecho, su función es lubricar nuestra piel y protegerla.

Cuando lavamos demasiado nuestra piel, nuestro cuerpo reacciona de una manera protectora: el organismo, nota cómo empieza a secarse sobremanera la piel y lo que hace es contra actuar, es decir, generar más sebo del que genera habitualmente con el fin de proteger nuestra epidermis de agresiones externas.

Lo mismo ocurre con el cabello graso, así que ya sabes…

2# No laves tu piel con agua caliente

Cuidado con el agua caliente, porque el cuerpo reacciona de una manera parecida a lo que explicábamos en el punto anterior. El agua caliente reseca la piel, y el organismo reacciona creando más grasa de la habitual para proteger nuestra epidermis.

Además, el agua caliente es muy irritante para aquellos casos de acné.

Por lo tanto, intentaremos lavar nuestra piel con agua tibia.

3# Mejora tu alimentación

En el otro post comentábamos cómo una alimentación rica en productos con alto índice glucémico podía producir un exceso de grasa en nuestra piel.

Intentaremos evitar este tipo de alimentos.

Si ya hemos seguido los dos consejos anteriores y, aun así, seguimos teniendo la piel grasa, tendremos que pensar más dónde está la base de nuestro problema. Además de lo que comentábamos acerca del índice glucémico, nuestro cuerpo reacciona de una manera poco saludable cuando llevamos un estilo de vida erróneo: produciendo más petróleo debido a ciertas reacciones hormonales.

4# Practica deporte

Reduciremos el consumo de alimentos procesados, comeremos más frutas y verduras e intentaremos hacer deporte más a menudo. Pero también haremos más deporte, pues éste nos ayudará a dormir mejor y a reducir nuestros niveles de estrés pues, como ya dijimos, era un causante directo de la piel grasa.

5# Reduce el uso de cremas hidratantes

El problema que tenemos entre manos es una sobre hidratación. Es por eso que se nos engrasa tanto la piel. Por lo tanto, si tenemos sobre hidratación, ¿por qué añadir más hidratación en nuestra epidermis?

Lo único que conseguiremos con esto es engrasar más nuestro cutis.

¿Qué haces tú para combatir la piel grasa?