Unos glúteos firmes nunca son así por accidente: hay que cuidarlos y construirlos, además de darles los cuidados necesarios.

Y es que todos queremos tener los glúteos perfectos.

Es por eso que últimamente se han puesto tan de moda todo tipo de rutinas de ejercicios para esculpir esos glúteos firmes y redondos que tanto deseamos. Tanto es así, que esta zona del cuerpo se ha convertido en una prioridad en todos los gimnasios y centros deportivos del mundo.

Y no solo por estética.

Unos glúteos fuertes dan firmeza a toda nuestra fisionomía y, lo mejor de todo, ayudan a proteger toda nuestra espalda en caso de lesiones.

Sin embargo, tan importante es ejercitar estos músculos, como dar un cuidado especial a la piel que los envuelve. Unos buenos glúteos pueden estar bien tonificados gracias a tus entrenamientos en el gimnasio, y no verse del todo atractivos solo porque tu epidermis no tiene buen aspecto.

¿Cómo cuidamos esto?

Photo by Zoran Zonde Stojanovski on Unsplash

Photo by Zoran Zonde Stojanovski on Unsplash


Paso 1: Exfolia la piel de tus glúteos

Aprovecha cuando te duches para aplicar un buen exfoliante corporal. Puedes utilizar para ello un guante de crin o exfoliantes que encontrarás fácilmente en perfumerías. Incluso puedes hacerlos tú mismo.

Aplica la loción que vayas a utilizar para este cometido dando masajes circulares sobre tu piel. De esta manera, estaremos eliminando pieles muertas, pero también mejoraremos la circulación sanguínea, evitando futuras consecuencias de la celulitis.

Paso 2: Reafirmar e hidratar

Puedes utilizar productos con extracto de algas marinas. Esto incluye en su fórmula vitaminas y minerales que tu piel necesita para verse bien. Estos productos también te ayudan a hidratar tu cutis, al mismo tiempo que previene la grasa excesiva en la zona.

Aun así, trataremos de hidratar después la zona con lociones que contengan ácido glicólico, pues nos ayudará a luchar contra los golpes causados por una sobreproducción de proteínas alrededor de los folículos pilosos.

Una gran alternativa es utilizar lociones con activos naturales que te ayuden a levantar, realzar y reafirmar tus glúteos, como complemento perfecto a tus entrenamientos localizados.

Nosotros, en concreto, solemos recomendar Body-10 Push Up , disponible en nuestra tienda.

Paso 3: Repite el proceso

Por supuesto, existen pieles a las que les cuesta más reafirmarse y, en estos casos, lo que recomendamos es repetir el proceso.

Es el caso de pieles muy secas que tienden a presentar hoyuelos. Repetiremos, para combatir esta situación, el proceso de exfoliación una o dos veces por semana. Eso sí, si vemos el caso fuera el contrario (la piel se exfolia y se ven resultados en seguida) no repetiremos más de una vez a la semana, o cada dos semanas.

Al final, tan importante es cuidar nuestra piel como realizar ejercicio para tonificar nuestros músculos de los glúteos, por lo que es importante que tengamos en cuenta las dos caras de la moneda.

Haz ejercicios de fuerza y tonificación, pero no dejes de lado el entrenamiento cardiovascular. Cuando termines, aprovecha tu ducha de vez en cuando para darle a la piel que envuelve tus glúteos el cuidado que merecen.

¿Cómo cuidas tú tus glúteos?