Estrés y belleza

Lo sabemos. Vivimos en un mundo en el no paramos de hacer cosas. El trabajo, los estudios, la constante necesidad de superarnos a nosotros mismos y un sinfín de situaciones convierten nuestro día a día en un continuo estrés.

Y ya se sabe lo que se dice del estrés y la salud. Que perjudica seriamente nuestra calidad de vida.  Produce males estomacales, como es el caso del colón irritable, genera ansiedad y otras enfermedades nerviosas, también deriva en enfermedades cardiacas, dolor de cabeza y un largo etcétera de males.

Pero aun no hemos terminado. Por si no fuera suficiente, ¡también afecta a nuestra belleza! Estrés y belleza están proporcionalmente relacionados

Estrés y belleza. Ojeras y bolsas.

Normalmente una persona que padece estrés suele dormir poco. Muchas veces se transforma en cuadros de insomnio. Dicha situación queda reflejada en nuestro rostro dando lugar a la  aparición de ojeras y bolsas, llegando un momento en el que disimularlas se convierte en misión imposible.

Caída del cabello.

Otra de las consecuencias palpables de sufrir estrés es la pérdida repentina del cabello, ya que se interrumpe la etapa de crecimiento del folículo piloso. Por explicarlo de otra forma, el pelo que se cae no se vuelve a regenerar, ya que dicha etapa se encuentra en reposo. Por si fuera poco, se adelanta la aparición de canas para aquellas personas que tienen predisposición a que les aparezcan en un futuro.

Piel seca y cutis escamoso.

Las personas que padecen estrés, suelen sentir que no tienen tiempo para todo lo que tienen que hacer durante el día por lo que suelen recurrir a bebidas con altas dosis de cafeína como suelen ser las bebidas energéticas y numerosas cantidades de café que, a la larga van deteriorando nuestro cutis.

Aparición de acné.

Aunque no seas una persona propensa a sufrir acné, el estrés libera cantidades desproporcionadas de cortisol por lo que se produce un desequilibrio hormonal tan grande que desencadena en la producción excesiva de sebo en la piel, dando lugar a la aparición de acné como consecuencia de todo ello.


Como habéis podido observar, padecer estrés sólo repercute de manera negativa en todos los aspectos de nuestra vida. En próximas entradas, os daremos una serie de claves que nos servirán para reducir los niveles de ansiedad y nos relajaran un poco. Atentos a nuestro blog.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar