Muchas son las personas que sufren de este problema. Y es que, tener acné en el rostro no es plato de buen gusto para nadie.

Los granitos, las espinillas y los puntos negros tienden a salir en aquellas pieles más grasas.

Sin embargo, podemos seguir una serie de recomendaciones para evitar que el acné haga acto de presencia y nos arruine cualquier cita o momento especial. Quédate, porque aprenderás mucho en este post.

Una cara limpia

Mantén siempre tu cara limpia. Da igual si no tienes acné (aún), es importantísimo lavar tu cara para eliminar impurezas, células muertas y el exceso de grasa en la superficie de tu piel. Intenta utilizar, para ello, agua tibia, pero en ningún caso agua caliente. Puedes utilizar productos específicos, como los limpiadores faciales suaves.

Al secar la piel facial intenta no frotar fuerte con la toalla, sino dar pequeños toquecitos para no dañarla.

Hidrata tu rostro

Muchos productos que combaten el acné, tienden a secar demasiado la piel, debido a sus ingredientes. Por lo tanto, siempre debemos hidratar nuestra piel después de utilizar estos productos tan dañinos. Busca siempre aquellos productos que sean “no comedogénico”. Una piel grasa no necesita no ser hidratada… existen cremas específicas para este tipo de pieles.

Productos anti acné de venta libre

Ve a la farmacia y prueba con productos para los que no necesites receta médica, hasta dar con aquel que mejor te vaya. Cuidado con estos, empieza utilizándolos con cabeza, pues a priori pueden causar sequedad o descamaciones, y no queremos eso, ¿verdad?

Ya iremos aumentando las dosis y la frecuencia cuando veamos que el producto en cuestión no causa daños en nuestra piel.

Utiliza maquillaje con moderación

Cuando más afectada tengamos la piel por el acné, intentaremos evitar utilizar maquillaje. Y, sobre todo, tendremos en cuenta la importancia de lavar bien nuestra piel facial al final de día. Elegiremos siempre que podamos aquellos cosméticos que sin aceites ni colorantes añadidos. Tampoco llevarán estos productos químicos. También aquí debes buscar la etiqueta  “no comedogénico”

No te toques la cara

Parece obvio, ¿no? Si tocarse la cara produce grasa y la grasa produce acné, uno más uno son dos. Intenta evitar el hecho de tocarte la cara o apoyar tu mejilla en tus manos. Esto engrasa la piel y propaga las bacterias de todo lo que tocamos.

Intentaremos, además, no explotar nuestras espinillas con los dedos, pues podría terminar en infección y tardar en cicatrizar.

Lleva una vida saludable

Haz ejercicio y deja de lado la comida basura. Una alimentación alta en grasas y baja en fibras y nutrientes (que encontramos en frutas y verduras), una vida sedentaria y los estilos de vida pasivos hacen que seamos más propensos a producir espinillas, granitos y puntos negros en la piel.

Y, por último, ¡relájate!

¿Sabes por qué aparece el acné en muchas ocasiones? Porque nos estresamos. El agobio diario es fatal para nuestro rostro. Por eso es importantísimo intentar relajarse y, si vemos que no podemos hacerlo en nuestra rutina, busca pequeños ratos al día para meditar o apúntate a clases de yoga.

¿Qué haces tú para combatir el acné?

GuardarGuardar